Entrevistamos a Raúl González Miguel de Ecodicta quien nos comparte cómo apoya la economía circular el sector retail

La salud del planeta, es indispensable para al bienestar de nuestros ecosistemas, para preservar la vida, la cual se ha visto amenazada en las últimas décadas, por el impacto de las industrias de algunos sectores de la economía.

Sin embargo, hay empresarios que han apostado a modelos sostenibles que, contribuyen en la preservación del medio ambiente, es el caso de nuestro invitado Raúl González, quien nos explica como la economía circular, no solo ayuda a sostener los ecosistemas, sino también a nuestra economía financiera, y en la reducción de los gastos.

  ¿Qué hacen en Ecodicta?

Somos una plataforma de moda circular en el que fomentamos modelos de pago por uso, a través del alquiler y la suscripción. También modelos de segunda mano, siempre en torno a la sostenibilidad, las bodas, y sobre todo, enfocados en que el sentido de la moda tiene que ser, disfrutarla, que te acompañe en tus mejores momentos y te haga brillar, pero no acumular, como era un paradigma anterior.

Incluso el presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, en los años 70, decía que, “muchas veces nos valoraban por lo que teníamos, no por lo que éramos “. La moda tiene que ser esa herramienta que te ayude a brillar, pero que no tiene que estar en el fondo del armario.

Moda y sostenibilidad

El principal problema de la moda es la sobreproducción, incluso un 30% de las prendas que se fabrican, ni siquiera llegan a venderse o a usarse. Todo lo que es  optimizar, reutilizar, y volver a compartir, ayudan a que la huella ecológica de nuestras clientas, sea menor.

Además, ofrecemos experiencia en torno a lo que es la economía de servicios de pago, por uso de pago por disfrute, que nos permite ahorrar dinero. Si necesitas ropa para el trabajo y te la pones pocas veces, para eventos o celebraciones de bodas, ¿por qué no pagar una vez por usarla, y no por tenerla en el armario?

El sistema de Ecodicta, te permite tener un armario cápsula, o una parte fija, y que la necesidad de rotar las prendas, la puedes suplir con el alquiler, que es una forma más sostenible, barata y divertida, lo que nuestras clientas agradecen. Lo que queremos demostrar es que, puede haber modelos de negocio, que sean iguales o mejores a los que existen en el mercado, y en torno a la sostenibilidad también.

¿Son los políticos o la demanda de los ciudadanos los que han impulsado la economía circular?

Es un tema complejo, cuando empezamos en el 2019, este modelo de negocio les parecía extraño a las clientas, pero hemos visto que muchos periodistas en los medios de comunicación, le han ido poniendo el foco, logrando cambiar sensibilidades de las personas, en torno a la moda circular y sostenible.

La Unión Europea está gestionando este tema con regulación, con leyes que hacen que el producto, se tenga que hacer responsabilidad, del producto, una vez haya terminado el fin de vida útil, lo que se conoce como el scrap. Además, el alquiler y modelos de extensión de la vida útil de los productos en el textil, están explícitamente registrados en los nuevos Pertes que vienen de los fondos de Next Generation, que está actualmente, en fase de aprobación.

Por un lado se está empujando políticamente a los clientes, los cuales cada vez tienen más herramientas para saber cuál es el impacto de su consumo, y por el otro, hay marcas que van cambiando y apoyando. Entonces, estamos viendo que es un trabajo en común, que tenemos que empujar hacia estos modelos, pero no hay un liderazgo claro.

¿Hay muchas diferencias entre las políticas de los continentes, respecto a los modelos de economía circular?

En concreto, en el sector textil, la Unión Europea ha determinado que es la segunda industria más contaminante, y cuando esta organización pone foco en una industria, suele ser bastante regulativa, en ese sentido; pero también acompaña con dinero detrás.

La Unión Europea, quiere transformar el sector textil, y que mucha de la producción de este sector, que en el 2000, se ha salido de Europa, vuelva. Por otro lado, promueven todos estos sistemas, para hacer de la moda algo más sostenible.

¿El sector de la economía circular se siente respaldado por las políticas de la Unión Europea o creen que te queda un camino por recorrer todavía

Lo que queremos hacer realmente, es poder competir con la misma garantías que otros, que no son sostenibles, y por eso cuando hablamos de algunas empresas que tienen externalidades, que es cuando contaminan, lo mínimo que tienes que hacer, es pagar. Si se hace en otro país, donde las regulaciones son más laxas, ahí no podemos nosotros competir, porque están pagando en una externalidad por un bien común, que es la salud del planeta.

La Unión Europea debe registrar proposiciones de ley, que ayuden a que nosotros podamos superar ese Gap, entre los que son sostenibles, y los que no, acortando la brecha que puede tener esto dos tipos de empresas.

¿Cuál sería el siguiente paso?

Desde la experiencia de Ecodicta, creo que el siglo XXI puede ser del bienestar humano, si hacemos las cosas bien,  pensando en querer vivir lo mejor posible, tratando de que el mayor número de personas, vivan. La economía circular, es transformar todos los procesos de la industria y de nuestros hábitos, para hacer el día, a día, más sostenible, podamos consumir y que los ecosistemas no se agoten, por lo que hay, que empujar en ese sentido.