Entrevistamos a Angel Manuel Gómez de Be Real Inmobiliarias, quien nos comparte sobre cómo afectará la nueva ley de vivienda al sector de compra y venta de casas

El sector inmobiliario es crucial para el mantenimiento y la seguridad de la compraventa de vivienda, y en esta ocasión, uno de los partners de este sector en España, Ángel Manuel Gómez, quien asegura que las decisiones partidistas o electorales, respecto a la compra y venta de viviendas en el país, están haciendo que cuelguen de un hilo, la estabilidad económica de muchas familias.

¿Cómo podríamos vivir sin inmobiliarias?

Para Gómez, las inmobiliarias son la última línea de defensa, entre propietarios, inquilinos y futuros compradores, por lo que, asegura que detrás de la idea de querer que estas dejen de existir, está una estrategia de carácter electoral, alegando que:

 “si nos preocupara la vivienda accesible, como puede ser la VPO, habríamos hecho algo al respecto, desde las comunidades o bien desde el gobierno central, desde hace mucho”.

Según el especialista, nadie se ha planteado, si el inmiscuirse en las cuestiones del precio del alquiler o venta de inmuebles, puede llegar a ser perjudicial para la sociedad, porque puede transformarse en una sociedad tensionada y dividida. Además, no han medido las consecuencias que puede generar a un sector que impulse este país en un porcentaje importante.

¿Es verdad que existen grandes tenedores del capital de la especulación que hay con la vivienda?

Un pequeño tenedor, ahora, ha pasado al grupo de los grandes tenedores, porque han metido en el lote de propiedades hasta las casitas del pueblo, que no quiere nadie, porque al fin y al cabo, es una vivienda, y pertenece a un solo tenedor. Entonces, han convertido a gente, con una posición desahogada, o cómoda, en inestables.

Estas acciones han generado que las personas estén más desconfiadas, no se fíen de cuál es el inquilino que va a entrar a sus propiedades, lo que antes era suficiente con un seguro de impago de alquiler, y se conseguía solucionar ese nerviosismo por parte del propietario. Las medidas de restricción en cuanto a precios y subidas, no van a hacer que bajen las viviendas.

 ¿España continúa siendo un país atractivo para la compra de viviendas desde el exterior?

España sigue siendo el tercer país en atractivo para inversión, los números lo avalan, es el país con el mayor número de días de sol, sobre todo en el litoral, bajo el menor índice de catástrofes naturales y de inseguridad ciudadana, lo que hace que sea un excelente atractivo.

Por otro lado está, la cercanía de países inversores, como es Alemania, Francia, Bélgica y Holanda, lo que permite tener una posición de privilegio, pero que se puede perder cuando se limitan los aumentos en las rentas. Con esas medidas se está perjudicando al pequeño inversor.

Actualmente, no hay un mercado para las viviendas en el pueblo, se evidencia en el último paquete que ha sacado el Sareb valían cuatro viviendas, estos inmuebles están en zonas donde no las quiere nadie, que se ocuparon de liquidarlas, con cierta celeridad, en algunos casos, al 10% de la deuda que pendía sobre ellas.

 ¿Este año de elecciones está perdido, o cabe esperar que haya un impulso importante?

El sector inmobiliario está preparado, afirma nuestro invitado, que ya han desarrollado una doble capa en la espalda, están acostumbrados a que los fustiguen de alguna parte, bien sea de impuestos, o de restricciones como falta de suelo y concesión de licencias. Van llevando su ritmo, unas veces, más lento y otras más rápido, sin observar grandes crestas.

Sin embargo, según el especialista inmobiliario, hay algunas curvas que van intentando adaptar, tanto en el mercado, como en los servicios. Han reforzado por cinco, el servicio de consultoría, no solamente para inquilinos, sino para compradores y vendedores de vivienda.

¿En qué momento de expansión se encuentra Be Real inmobiliaria?

En un momento muy dulce y bonito, responde el experto, asegurando que en la empresa están muy contentos, porque tienen 14 oficinas en toda España, y esperan cerrar el año al menos en el duplo. También están creando nuevos sistemas para que profesionales inmobiliarios, puedan acceder a tener su propia inmobiliaria.

Esta nueva ley está poniendo en peligro a más de 55.000 empresas que son inmobiliarias, de las que venden más de 250.000 profesionales, cada propietario tiene una familia, que a su vez está siendo perjudicada, por malas decisiones políticas.