Esta frase, nos la cita Mónica Galán. Nos cita nada más y nada menos que a Aristóteles, que hace 23 siglos la mencionaba. Hoy en día es más necesaria que nunca. Hoy, donde no hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión, donde la prisa y la infoxicación es la tónica habitual aprender a desenvolverse de manera adecuada a la hora de comunicar, ya no es opcional. Esto es obligatorio.

Esta obligación la podéis trabajar de la mano de Mónica. Con su Método Bravo, vais a disfrutar de un apasionante método, muy testado. No en vano va por su undécima edición, lo cual demuestra que ha tocado muy bien las teclas.

Os dejo una entrevista que seguro se os hace tan corta como a mí. Cada frase de Mónica trae un aprendizaje, una experiencia. Verdadera experta. Contacta con ella aquí.

Entrevista en vídeo

Entrevista en audio (podcast)

Ante la pregunta de un libro, nos recomienda: “Haz que suceda” de Ruben Turienzo. Que acompaña muy bien a su mensaje.

Saber contar una idea es tan importante como la idea misma

Las expresiones verbales de las palabras, van acompañadas de movimientos y gestos del cuerpo, que ayudan a dar forma al mensaje que se pretende transmitir, por lo tanto, son importantes para establecer una buena comunicación entre los seres humanos.

En entrevista en un medio digital, la experta en comunicación, motivación y liderazgo, Mónica Galán, quien además es formadora y escritora de un libro que ha tenido mucho éxito, respecto al Método Bravo, cuenta de manera sucinta sobre las herramientas  empleadas en este método, para mejorar la comunicación verbal y no verbal.

  ¿Es importante saber hablar bien?

Sí lo es, afirmó Galán, sosteniendo que desde el momento en que agarra un taxi para llegar a la cita de la entrevista, conocer el equipo de trabajo y, esa conversación con la persona que le está dando el servicio, en el rato de comunicación que ha tenido con esta, ya hay una conexión humana intelectual, y emocional.

Siguió aumentando, con el aporte de una frase de Tony Robbins que dice “que la calidad de nuestra vida, depende de la calidad de nuestras relaciones” y ella quiso apostillar, que “la calidad de nuestras relaciones, también depende de la calidad de nuestra comunicación”, así que, sí evidentemente, para el plano personal hace falta, para el plano para el plano profesional, es imprescindible.

Al final, es lo que se dice y, ¿cómo se dice?, lo que va dejando en la cabeza de la gente, lo que se convierte en ese top of mind, de quién le viene a la mente, o en quien piensa para resolver un problema.

¿Se puede trabajar?

Según la especialista, si se puede entrenar, por lo que trajo a colación, una investigación de Aristóteles, de 2.300 años atrás, en la que el filósofo manifestaba, que saber contar esa situación, proyecto, o idea, es tan importante como la propia idea.

Esta es una frase que se toma como base hoy en día, y por eso ahora, en los colegios se usa más, y muchos jóvenes saben debatir. Por esto, si considera que  es fundamental entrenarse en el tema.

Hablar con autoridad con el Método BRAVO

Mónica Galán destaca que la “A” que aparece justo en el medio del nombre del método, es la letra que tiene que ver, con lo verbal, y luego, no verbal. La especialista prefirió hacer un breve repaso, del significado de las siglas del nombre “BRAVO”, haciendo una invitación, a su vez, para conocer el libro que tiene muchas claves. La explicación del significado de cada letra, es así:

  • La “B” de la bienvenida, es el comienzo y, como captar la atención.
  • La “R” es el momento de reconocimiento, agradecimiento a las personas que nos escuchan.
  • La “A” en este acrónimo corresponde a la autoridad, y hay una parte de autoridad del lenguaje verbal, de que dentro de tu discurso estén las claves que acredita y autoriza a la persona para hablar, del tema que esté hablando; y a su vez, hay otra, en la que el cuerpo y la voz, están proyectando seguridad, o lo contrario.
  • La letra “V” de valor, es el momento en el que ya se hace entrega de eso, que se quiere contar.
  • En la “O” de ovación, es un cierre en el que se tiene que decir algo memorable, que no tiene por qué ser fuegos de artificio, sino algo que genere un vínculo emocional.

¿Cómo se empieza una charla?

La invitada recomienda que se dé inicio a una charla, con una frase, que no necesariamente tiene que ser creada por el orador. También es posible, empezar con un titular riguroso, de un tema que se esté manejando en los medios, haciendo mención a la fuente.

Al principio de cualquier discurso, cualquier persona es cuando más nerviosa está, por lo que para ese primer momento, recomienda Galán, que haya “algo que tenga verdadero empaque”, para que luego pueda sentirse cómoda.

¿Se puede vivir de la oratoria?

Desde el punto de vista personal, Mónica Galán enfatiza que, no ha tenido mal vivir, porque ha sido lo contrario. Ella contó que está en un momento súper dulce de su carrera, con ganas de tener unos días de asueto, para volver a escribir y relajarse, sin embargo, siempre se encuentran retos para alcanzar.

Así que, admite que en realidad, no solamente es vivir de ello, sino que es su forma de estar en el mundo, disfrutar y consolidar un proyecto. Es que no solo las personas que lo pasan mal, quieren aprender las bases de del método “BRAVO”, sino las personas que ya lo hacen bien y quieren ir a disfrutar y pasarlo mejor.

Tiempo necesario para aprender el método

La especialista enfatiza que, la respuesta justa es “depende”, porque existen personas que tienen habilidades orales, más desarrolladas, y se les hace más fácil entender el método, mientras que hay otras  que, esta toma de conciencia, de pasar de la parte verbal a la no verbal, exige más trabajo.

Sin embargo, ella asegura que no son infinitas sesiones, con el trabajo de coaching que realiza, o un entrenamiento individual, porque una vez se saben cuáles son los errores fundamentales, y las palancas que mejor funcionan, lo difícil es volver a ver lo mismo, y de la misma manera.

¿Se puede detectar la mentira con la comunicación “no verbal”?

Se pueden detectar las incoherencias, y al respecto Galán señala que, ha llegado a entrenar personas para buscar incoherencias, y que hay muchos contextos en los que, luego parece que la historia le diera la razón. El cuerpo delata la mentira, cuando lo “verbal” y lo “no verbal” van por sitios distintos.

Sin comunicación no hay liderazgo

La palabra “liderazgo” es de origen indoeuropeo, de la palabra “lid” que tiene que ver con cruzar el umbral, ese es el origen etimológico, según la entrevistada, por lo que para ella, la comunicación y el liderazgo, no se pueden separar, porque comunicar significa, caminar y traspasar ese umbral, o quedarse en las puertas.

Está demostrado científicamente, que alguien que habla bien y tiene esa fuerza para transmitir con sensación de control, es mejor considerado como buen profesional, en algo que no sabe. Por escuchar a alguien que habla bien, se puede inferir que es capaz de hacer mejor, otras tantas tareas, a pesar de las lógicas.