Entrevistamos a Alexandra Castillo, fundadora de Metamorfosis Financiera

La independencia financiera es un concepto muy atractivo desde cualquier punto de vista, hará posible tener ingresos propios en suficiente cuantía para mantenerte cómodamente. Desde una definición más formal, la independencia financiera hará que la ganancia de tus rentas o inversiones ofrezcan tales recursos para vivir holgadamente sin trabajar. Parece un sueño, pero con la orientación adecuada es posible.

¿Qué significa independencia financiera?

La independencia financiera desde el punto de vista económico es la no dependencia de un trabajo para tener cierto estilo de vida, es decir, pagar gastos sin necesidad de trabajar.

Un buen ejemplo es, una persona que tiene una familia con la que quiere viajar tres veces al año, pero tiene un trabajo de oficina donde sus vacaciones son una vez al año, así dependes los 12 meses del salario y no eres independiente para vacacionar cuando lo desees; con la independencia financiera no tendrás que renunciar a tú trabajo, pero podrás vacacionar con la familia todas las veces que quieras, sin preocuparte por un horario de oficina.

Independencia financiera vs libertad financiera

Estos dos son conceptos que con gran frecuencia tienden a ser confundidos, por lo que conocer sus diferencias es crucial para trazar una estrategia adecuada sobre la posición que quieres conseguir.

Libertad financiera

La libertad financiera es un concepto popular muy fácil de comprender. Ten en cuenta que acorde a esta definición, la base del dinero es el tiempo dedicado a obtenerlo, así que libertad financiera son todos aquellos ingresos que obtienes sin que dependan de tu tiempo, es decir, que es directamente proporcional a los ingresos pasivos.

A mayor cantidad de ingresos pasivos, mayor libertad financiera, son los activos los que generan ingresos. La libertad financiera también puede ser medible a través del porcentaje de gastos que puedes cubrir sin trabajar, si el porcentaje es 100%, entonces eres una persona con libertad financiera.

Independencia financiera

El primer objetivo siempre debe ser alcanzar la libertad financiera, pero esto no es posible hacerlo sin antes pasar por independencia financiera. Este término hace referencia a la concepción de ingresos semi pasivos, es decir, todavía trabajas, pero no dependes al 100% del trabajo o de tu presencia física en una oficina.

Básicamente es proporcional al período de tiempo que podrías vivir sin trabajar, dependiente enteramente de tus ahorros o de ciertos ingresos pasivos. Es tener tus gastos cubiertos, un colchón financiero que te permita sobrevivir de forma cómoda.

Independencia financiara postpandemia

La pandemia COVID-19 ha tenido gran impacto en la vida de todos, y en muchos aspectos como la independencia financiera, pues cambios dramáticos han causado una crisis disminuyendo las posibilidades de independencia económica para muchos, pues ahora hay mayor inseguridad laboral, han disminuido los ingresos y han aumentado las consecuencias negativas en la vida privada y familiar a consecuencia del dinero.

Pero a pesar de que los números no mienten, 56% de las mujeres y 39% de los hombres han perdido sus empleos a causa de la pandemia, el impacto no detiene el crecimiento económico de un país y el impulso que el trabajador necesita para dar un paso financiero que le permita pertenecer a un sector con mayor liquidez monetaria, siempre que se actúe con inteligencia y la orientación adecuada.

La importancia del dinero

El dinero es realmente importante y de ello no hay duda; a pesar de que para muchas personas no es la fuente de la felicidad, es más que evidente que es esencial para cubrir las necesidades básicas de salud, transporte, comida y ropa, y lograr muchas otras cosas en la vida que te permitan comodidad presente y futura.

Está científicamente probado que la falta de dinero causa problemas de estrés y angustia, de no tener para pagar algo para los hijos, pagar la renta o para comprar comida. Todas estas preocupaciones pueden ser evitables con la adecuada independencia financiera, que te permita aprender a manejar el dinero, a protegerlo y hacerlo crecer.

Considera siempre que el dinero no es la clave de una vida feliz, sino el medio para un fin, por lo cual, te guste o no, es fundamental para el bienestar y experiencias de vida que te permitan disfrutar el tiempo libre.

Conseguir independencia financiera mediante la educación financiera adecuada

La educación financiera te permitirá tomar mejores y más inteligentes decisiones respecto a la forma en la que gestionas tu dinero, tanto ingresos como egresos y por supuesto los ahorros. Con una buena educación podrás comprender la mejor forma de regular tus gastos y planificar objetivos financieros a largo plazo. Hay 3 puntos esenciales en la educación financiera:

1.      Cultura del ahorro

Ahorrar es esencial para tener un colchón financiero que te permita responder ante situaciones imprevistas o financiar un proyecto a futuro. Sin ahorros no tendrás ningún recurso para financiar tu camino hacia la independencia financiera, es decir, no tendrás desarrollo ni crecimiento económico.

Acorde a tus ingresos, podrás calcular la tasa de ahorro mensual que puedes destinar a una meta específica que te permita motivarte. El 20% del salario representa una excelente forma de comenzar un fondo de ahorro.

2.      Planificación económica y financiera

Para ello deberás tener conciencia proactiva de tus recursos económicos y comenzar a elaborar un plan que a largo plazo te permita mejorar la calidad de vida mediante la compra de una casa, un vehículo o establecer un negocio que produzca ingresos pasivos. Puedes comenzar con un plan pequeño que te incentive y luego ir escalando a proyectos con estrategias más elaboradas y complejas.

3.      Uso responsable de productos financieros

Consiste en la inteligencia de elegir la mejor forma de ahorrar y tener una perspectiva observadora que te ayude a seleccionar la mejor inversión para multiplicar tu dinero; es decir, representa el conocimiento básico financiero para tomar decisiones adecuadas.

Pasos para llegar a la independencia financiera

En resumen, podrás alcanzar la independencia financiera con tres sencillos pasos, además con la gestión adecuada podrás ver resultados en 3 semanas.

  1. Conciencia financiera: Consiste en gestionar adecuadamente los ingresos y egresos para aumentar la capacidad de ahorro.
  2. Organizar las finanzas personales: Reduce los gastos innecesarios y elabora un plan de finanzas siguiendo objetivos y trazando metas cada vez más ambiciosas.
  3. Tener, empezar a generar dinero: No se puede hacer dinero sin dinero, de allí la importancia de ahorrar para tener un punto de partida.

Hábitos buenos y malos en la gestión del dinero

Para lograr independencia financiera es necesario que comiences a implementar hábitos buenos en la gestión del dinero, y que identifiques los malos, para poder eliminarlos eficazmente. Descúbrelos a continuación:

Hábitos buenos

  • Elaborar un presupuesto mensual o semanal.
  • Vivir por debajo de tus posibilidades, así podrás construir un mejor fondo de ahorros.
  • Paga las deudas, al eliminar esta carga financiera notarás una gran mejoría emocional que te permitirá establecer un plan de economía eficaz.

Hábitos malos del dinero

  • Utilizar las tarjetas de crédito y acumular deudas. Considera que al utilizar la tarjeta de crédito estás gastando dinero que no tienes, y que solo te costará el doble o el triple en intereses. Es un desperdicio de dinero.
  • Compras impulsivas. No todo lo que llame tu atención debe ser parte de tu vida, puedes pensar que son gastos menores, pero al final de mes se acumulan y causan una notable pérdida de dinero.
  • No tener un presupuesto. De acuerdo a tus ingresos, debes planear un presupuesto que permita dejar un espacio para el ahorro.

En definitiva, son muchas las formas de lograr independencia financiera, la mejor forma de comenzar es hoy y siempre de forma meticulosa y con muchos sacrificios comenzarás a ver resultados en poco tiempo.