En el reciente episodio de «Tinku Psicología y Coaching», tuvimos el honor de recibir a Andrea Tandazo Pereira, creadora de «Andrea Con Esencia» y madre neurodiversa. Andrea, madre de dos hijos, uno neurotípico y otro neurodiverso, compartió su conmovedora y reveladora experiencia personal desde que recibió el diagnóstico de autismo para su hijo hace cinco años. Esta noticia no solo transformó su vida, sino que también la llevó a emprender un camino de autoconocimiento y desarrollo personal.

La búsqueda de respuestas y la transformación espiritual

Andrea narró cómo el diagnóstico de autismo de su hijo fue un punto de inflexión que la impulsó a investigar y a buscar respuestas. Inicialmente, como muchas madres, se enfrentó a la incertidumbre y la desinformación. Recordó cómo, al detectar signos tempranos de alarma en el desarrollo de su hijo, comenzó una exhaustiva búsqueda de información en internet, lo que la llevó a sospechar del espectro autista mucho antes de recibir la confirmación médica.

Tras múltiples visitas al pediatra y una experiencia desgarradora al ver a su hijo desconectado y autolesionándose, Andrea decidió tomar medidas más drásticas. Esta determinación la llevó a una neuropediatra, quien finalmente confirmó los rasgos del espectro autista en su hijo. A partir de ahí, comenzó un largo proceso de pruebas y tratamientos que incluyeron atención temprana y múltiples cambios de medicación, sin encontrar una solución efectiva.

Frustrada con los resultados de la medicina tradicional, Andrea exploró otras alternativas. Fue entonces cuando una amiga le introdujo a la aromaterapia, una herramienta que cambió radicalmente la vida de su hijo y la suya propia. Andrea se certificó en el uso de aceites esenciales y comenzó a experimentar con ellos, observando mejoras significativas en la salud y el comportamiento de su hijo.

Aromaterapia y alimentación: un nuevo enfoque

La experiencia con la aromaterapia abrió nuevas puertas. Andrea estudió cómo los olores pueden influir en el estado emocional y físico, y comenzó a aplicar estos conocimientos para ayudar a su hijo a dormir y a manejar mejor sus emociones. Este éxito la motivó a compartir sus descubrimientos con otras familias, ofreciendo apoyo basado en su propia experiencia vivida.

Además de la aromaterapia, Andrea también exploró el impacto de la alimentación en el bienestar de su hijo. Descubrió que las intolerancias alimentarias, como al gluten y a la caseína, exacerbaban los síntomas del autismo. Este hallazgo la llevó a implementar cambios en la dieta de su hijo, lo que resultó en mejoras notables en su comportamiento y salud general.

Apoyo emocional y autoconocimiento

Andrea también reflexionó sobre el impacto emocional del diagnóstico de autismo, tanto para el niño como para la familia. Inicialmente, no se permitió pasar por el proceso de duelo necesario para aceptar y adaptarse a la nueva realidad. Sin embargo, eventualmente, el estrés acumulado y las limitaciones emocionales la llevaron a buscar un camino hacia el autoconocimiento y la espiritualidad. Encontró consuelo y fuerza en estas prácticas, lo que la ayudó a manejar mejor las dificultades y a apoyar a su hijo de manera más efectiva.

Estrategias de comunicación y educación inclusiva

Durante la entrevista, Andrea compartió valiosas estrategias para mejorar la comunicación y la inclusión educativa de niños con autismo. Subrayó la importancia de adaptar el hogar con herramientas visuales como fotos, videos y pictogramas, que ayudan a los niños a entender y anticipar las actividades diarias. Este enfoque no solo facilita la comunicación, sino que también reduce la frustración y aumenta la seguridad del niño.

En cuanto a la educación, Andrea enfatizó la necesidad de que los padres se eduquen y observen a sus hijos para poder comunicar sus necesidades específicas a los educadores y terapeutas. Abogó por la creación de un plan educativo integrador que se adapte a las necesidades individuales de cada niño, permitiendo así un proceso de aprendizaje más comprensivo y efectivo.

Un mensaje de esperanza

Para concluir, Andrea ofreció un mensaje de esperanza a todas las familias que están comenzando su viaje con el diagnóstico de autismo. Enfatizó que el autismo no es una enfermedad, sino una condición de vida que requiere comprensión, educación y herramientas adecuadas para mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias. Animó a los padres a confiar en su intuición, a buscar apoyo en especialistas y a explorar diversas herramientas y estrategias para apoyar a sus hijos.

Andrea destacó la importancia de la paciencia y la perseverancia, recordando a los padres que cada proceso es único y que, con el tiempo y el apoyo adecuado, es posible ver mejoras significativas. Su mensaje final fue de amor y aceptación, instando a las familias a conectar con la conciencia y el amor para crear un entorno seguro y positivo para sus hijos.

Conclusión

La entrevista con Andrea Tandazo Pereira no solo ofreció una visión profunda y personal del viaje que enfrentan las familias con niños neurodiversos, sino que también proporcionó herramientas prácticas y estrategias basadas en la experiencia real. Su historia de transformación y empoderamiento es un testimonio inspirador de cómo la resiliencia y la búsqueda constante de soluciones pueden llevar a una mejor calidad de vida y a un mayor entendimiento del autismo. Andrea, con su proyecto «Andrea Con Esencia», continúa siendo un faro de esperanza y apoyo para muchas familias que navegan por este desafiante pero gratificante camino.