Francia declara ilegal el uso de Google Analytics

CNIL Francia (La Comisión Nacional de Informática y de las Libertades) declara ilegal el uso de Google Analytics al no estár claro dónde está el almacenamiento de datos (fuera de la UE).

Entrevistamos a Luis Seoane de LetsLaw. Contacta con LetsLaw aquí: https://letslaw.es/

Entrevista en vídeo

Entrevista en audio (podcast)

Francia declara ilegal el uso de Google Analytics

Siguiendo con la actualidad tecnológica, entrevistamos a Luis Seoane de LetsLaw, un despacho de apoyo a empresas que cubre diferentes servicios, Luis en concreto cubre empresas de tecnologías y todo lo relacionado al sector digital.

Recientemente se ha dado a conocer una noticia que ha llamado la atención, la CNIL Francia (La Comisión Nacional de Informática y de las Libertades) declara ilegal el uso de Google Analytics al no estar claro dónde está el almacenamiento de datos, dentro o fuera de la UE. Cabe destacar que el CNIL es el equivalente en España a la agencia de protección de datos. Esto ha causado un poco de sorpresa en el medio, por ello hoy queremos conversar al respecto.

¿Qué es Google Analytics?

Google Analytics es la principal herramienta que utilizan las empresas en internet, es la forma más popular de ver cómo funciona un sitio web en internet y qué rendimiento tiene. Acorde a esta herramienta, 29 millones de sitios a nivel mundial, incluido el 87% de los 10.000 más populares, utilizan Google Analytics.

Se puede observar el número de visitas en un sitio web, si las visitas son orgánicas, por tráfico de marcas, redes sociales o mediante publicidad. Incluso se puede observar desde qué partes del mundo te visitan. Otros informes que Google Analytics ofrece son sobre el contenido que más ve la gente en el sitio web.

Dicho de manera muy sencilla, Google Analytics es una especia de araña que detecta cómo va fluctuando el tráfico web por tu sitio web. Lo que ha pasado en este caso con la CNIL francesa es que han declarado a Google Analytics como ilegal, y todo parte de la ruptura de relaciones acordadas entre Estados Unidos y Europa para el tema de transferencias internacionales de datos en el año 2020.

La agencia de protección de datos austríaca hizo una publicación con las mismas características; básicamente lo que sucede es que la transferencia de datos a Estados Unidos, carece de los requisitos homologables de Europa, por lo que esta noticia tiene un impacto muy importante en la dinámica, pues Google Analytics es una herramienta que utilizan muchísimas empresas en el entorno europeo, así que deja la duda frecuente sobre qué hacer ante noticias de esta clase.

Acuerdo de safe harbour vs Privacy Shield

Es un acuerdo que permitía a las empresas norteamericanas certificar el cumplimiento de los estándares europeos referentes a la protección de datos, por lo que permitía a las empresas tecnológicas guardar sus datos en Estados Unidos, pero que posteriormente fue declarado ilegal, por lo que surgió la alternativa de Privacy Shield, que también cayó en Julio de 2020, motivo por el cual las autoridades europeas han comenzado a tomar decisiones radicales de esta clase.

Para este momento, en España no ha habido pronunciamiento por parte de la agencia española de protección de datos; sin embargo, en septiembre de 2021 hubo una resolución por parte de la agencia, declarándose incompetente para poder abordar a un proveedor de servicios como Google, que está establecido fuera de las fronteras, por lo que España se encuentra en una especie de nebulosa, que la industria tecnológica no ha sabido muy bien cómo abordar.

El pronunciamiento de Google al respecto

Google ha emitido un comunicado que básicamente decía que ha aportado nuevas garantías, ha hecho un esfuerzo para que las transferencias de datos sean acordes u homologables a lo que sucede aquí en Europa, pero desafortunadamente la resolución de la CNIL ha dejado claro que los esfuerzos que ha hecho Google no han sido suficientes, y no garantizan que por ejemplo los servicios de inteligencia en Estados Unidos puedan llegar a tener acceso a la data captada a través de las cookies.

El mensaje que transmite la Unión Europea a las empresas norteamericanas

Lo ideal es que las empresas norteamericanas se animen a operar en Europa si verlo como un riesgo; preocupa un poco el mensaje que ofrece la Unión Europea cuando en España se dice una cosa y en Francia otra. La percepción de una empresa tecnológica americana al respecto es de inseguridad jurídica, pues existe el riesgo de que las reglas del juego cambien y afecten la forma en la que las empresas operen, lo cual no favorece el desarrollo empresarial.

Se debe considerar qué condiciones se les impone a las empresas, siendo primordial mantener una relación viable entre todas las partes involucradas.

Esta inseguridad jurídica en general arrastra una deuda con la industria digital, pues se pausa su desarrollo y todo lo que conlleva; es así como nos encontramos en un punto de inflexión, pues Google Analytics ha sido declarado ilegal, pero vamos encaminados a la desaparición de las cookies de tercera parte, por lo que al final, la industria digital se ha planteado un reto de generar información que sea compartida de forma proactiva, es decir, que sea el usuario que lance mensajes que puedan ser recopilados para elaborar un perfil interesante para la industria.

Al final, el anunciante deberá desarrollar sus propios diálogos en formato online con toda la red de seguidores que permita elaborar una estrategia digital que permita el engagement.

¿Por qué el usuario no cobra por los datos?

Si ahora no se pueden registrar los datos de manera sistemática e independiente, quizás sea una oportunidad para otro tipo de negocios, especialmente para que los anunciantes propongan otro modelo digital de publicidad, que sea directo y transparente con el usuario, siendo útil para construir audiencias más afines con la marca.

Se pudieran implementar formularios que le permitan al usuario ofrecer los datos de forma segura y transparente.

En este mundo globalizado, es muy interesante ver como surgen modelos radicales y diferentes del procesamiento de datos y de la huella digital que dejan los usuarios en internet. En Estados Unidos no están dispuestos a promover las restricciones que ofrece Europa, pudiendo terminar en modelos de marketing un poco diferentes en un área geográfica y otra; sin embargo, en áreas como California están implementando pasos de restricción muy similares a las europeas.

Luis concluye que tal vez Europa peca de un control excesivo a propósito de la privacidad, pero en el mundo de la publicidad a partir de cookies, el usuario prefiere que estén relacionadas con sus intereses.