En la última entrega de Tinku Psicología y Coaching, nuestra destacada presentadora Catalina Sarmiento tuvo el placer de entrevistar a Paula López Fernández, una reconocida profesional en la inclusión de peques con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y neurodivergencia. A lo largo de esta fascinante conversación, Paula compartió su valiosa experiencia y conocimientos sobre la inclusión de personas neurodivergentes en diversos contextos, enfatizando la importancia de la formación y la sensibilización de la sociedad.

Vocación y Experiencia

Paula López Fernández descubrió su vocación desde temprana edad. A los siete años, comenzó a trabajar con adultos con parálisis cerebral y niños con discapacidad en campamentos de ocio y tiempo libre. Esta experiencia la llevó a especializarse como integradora social, enfocándose en la inclusión de niños con TEA y otras formas de neurodivergencia en el ámbito educativo. Con los años, Paula ha dedicado su carrera a fomentar la inclusión desde una perspectiva de comprensión y empatía, un esfuerzo que ha resultado en la creación de su propio proyecto de formación y sensibilización.

El Proyecto de Inclusión

El proyecto de Paula nace de su profunda motivación por promover la inclusión de personas neurodivergentes. Al trabajar en colegios de educación ordinaria, Paula identificó una necesidad crucial: la formación y sensibilización de la comunidad para comprender y apoyar adecuadamente a estos individuos. Según Paula, a pesar de los avances en los últimos años, aún queda mucho por hacer. Es vital hablar abiertamente sobre la neurodivergencia, similar a cómo se ha hecho con otros temas como la homosexualidad, para lograr una inclusión efectiva.

Panorama Actual de la Inclusión

Paula reconoce que, aunque la inclusión ha mejorado significativamente en las últimas décadas, todavía existen importantes desafíos. Subraya que, para lograr una verdadera inclusión, es esencial llevar el tema a la discusión pública, educar a la sociedad y fomentar la empatía. Las personas con TEA, por ejemplo, enfrentan una ansiedad constante debido a su diferente forma de procesar la información y entender el mundo. Paula utiliza una metáfora para ilustrar esta situación: «La sociedad tiene una forma cuadrada y las personas neurodivergentes tienen una forma redonda, por lo que deben intentar encajar en un espacio que no les corresponde.»

Necesidad del Proyecto en la Sociedad

El proyecto de Paula es necesario porque la neurodivergencia es una realidad presente en nuestras vidas. Cada vez hay más alumnos con necesidades educativas especiales, no solo con TEA, sino también con TDAH, dislexia, trastornos del lenguaje, entre otros. La sociedad en general, y no solo los profesores, necesita estar informada y sensibilizada para tratar y abordar adecuadamente estas diferencias. Paula destaca que, aunque es más fácil empatizar con discapacidades físicas visibles, es crucial entender y empatizar con las diferencias cognitivas que no se ven a simple vista.

Estrategias y Herramientas Prácticas

Dentro de su proyecto, Paula se enfoca en tres grandes áreas: formación y sensibilización en centros educativos, fundaciones, ONGs y empresas. Es fundamental que todos, no solo los profesores, comprendan la neurodivergencia. A través de charlas y formaciones, Paula enseña a padres y educadores estrategias prácticas para apoyar a niños neurodiversos en su aprendizaje y desarrollo diario. Un consejo clave es utilizar el apoyo visual, ya que la información visual se retiene mejor que la verbal en personas con TEA. Además, la anticipación y estructuración del día a través de información visual puede reducir significativamente la ansiedad y mejorar el bienestar de estos niños.

La Comunicación como Pilar de la Inclusión

La comunicación es fundamental para el sentimiento de pertenencia en cualquier grupo. Paula enfatiza que, aunque algunos niños neurodivergentes pueden hablar y entender, el uso de apoyos visuales no está de más. Estos recursos aseguran su bienestar y reducen la ansiedad al anticipar lo que sucederá. La inclusión efectiva requiere que tanto las personas neurodivergentes como el resto de la sociedad se comuniquen adecuadamente, promoviendo un ambiente de empatía y comprensión.

La Importancia de la Empatía

El mensaje final de Paula es claro: la empatía es esencial para la inclusión. Más allá de la formación y el conocimiento, cada individuo debe asumir la responsabilidad de comprender y empatizar con las personas neurodivergentes. Este ejercicio de empatía no solo beneficia a los niños en el contexto escolar, sino también a las personas neurodivergentes adultas, muchas de las cuales no han sido diagnosticadas debido a la falta de conocimiento en décadas pasadas.

Conclusión

La entrevista de Catalina Sarmiento a Paula López Fernández en Tinku Psicología y Coaching ha sido una valiosa oportunidad para explorar la importancia de la inclusión de personas neurodivergentes en nuestra sociedad. A través de su proyecto, Paula continúa trabajando incansablemente para formar y sensibilizar a la comunidad, promoviendo la empatía y el entendimiento necesarios para una verdadera inclusión. Su compromiso y dedicación son un ejemplo inspirador para todos aquellos que buscan crear un mundo más inclusivo y comprensivo.