Estudio de Facua revela diferencias de hasta un 40% en precios de productos de alimentación según la ciudad

Facua-Consumidores en Acción ha detectado en un reciente estudio diferencias de hasta 40% en el precio de un mismo producto de alimentación dependiendo de la ciudad en la que se compre. El estudio comparó una treintena de precios en tres grandes cadenas de distribución en establecimientos de Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao, según informa en un comunicado. En 15 de los 30 productos analizados, la diferencia entre el precio más caro y el más barato es de más de un 15%.

Ejemplos de Discrepancias en Precios

Por ejemplo, el sobre de 110 gramos de jamón de cebo ibérico marca Navidul cuesta en Madrid 5,98 euros, mientras que en Valencia se vende a 8,35 euros, lo que supone un 39,6% más caro. La botella de 1,25 litros de Coca-Cola está en Valencia a 1,24 euros, mientras que en Barcelona este mismo producto vale 1,71 euros (un 37,9% más). Por su parte, el papel higiénico marca Scottex (32 rollos) cuesta 10,18 euros en Valencia, mientras que en Barcelona vale 13,29 euros (un 30,5% más).

Análisis por Cadena de Supermercados

Alcampo

De la treintena de productos a la venta en Alcampo recogidos en este estudio, ocho tienen el precio más bajo en Sevilla, siete en Barcelona, seis en Madrid y Valencia, y sólo uno en Bilbao. Esto refleja una considerable variabilidad de precios dependiendo de la ubicación.

Carrefour

En Carrefour, 19 de los 30 productos analizados tienen el mismo precio en las cinco ciudades. Además, los productos que varían suelen tener dos precios: uno para Barcelona, Madrid y Valencia, y otro para Sevilla y Bilbao. Esto indica una política de precios más uniforme, aunque aún presenta algunas diferencias regionales.

Mercadona

Sorprendentemente, Mercadona nos presenta una situación más homogénea. En Mercadona, 29 de los 30 productos comparados tienen un precio idéntico independientemente del lugar donde se compre. Esta consistencia en los precios proporciona a los consumidores una mayor predictibilidad y confianza en los costos, independientemente de la ciudad en la que se encuentren.

Impacto en los Consumidores

Estas variaciones en los precios pueden tener un impacto significativo en los consumidores, especialmente aquellos que viven en ciudades donde el costo de vida ya es elevado. Por ejemplo, en Valencia, donde productos como el jamón de cebo ibérico y la Coca-Cola son significativamente más caros que en otras ciudades, los consumidores pueden sentir una mayor carga económica. Además, las diferencias de precio pueden influir en las decisiones de compra y en la elección de supermercados.

Factores que Influyen en las Diferencias de Precios

Las diferencias de precios pueden ser atribuibles a varios factores:

1. Costos Operativos Regionales: El costo de la vida, incluidos los alquileres y los salarios, varía significativamente entre ciudades. Esto puede influir en los precios de los productos.
2. Políticas de Precios de las Cadenas: Algunas cadenas de supermercados pueden tener estrategias de precios específicas para diferentes regiones.
3. Demanda y Oferta Local: La demanda de ciertos productos puede variar según la ciudad, lo que afecta los precios.
4. Competencia Local: La presencia y las estrategias de la competencia en cada ciudad pueden influir en los precios que fijan los supermercados.

Conclusión

El estudio de Facua revela la importancia de comparar precios y ser conscientes de las variaciones regionales. Los consumidores pueden beneficiarse al conocer qué supermercados ofrecen mejores precios en su área y considerar la posibilidad de comprar en diferentes tiendas para obtener los mejores precios en los productos que necesitan. La transparencia en los precios y la competencia justa son fundamentales para proteger los intereses de los consumidores y asegurar que todos tengan acceso a productos de calidad a precios razonables.

En resumen, este análisis destaca la necesidad de monitorear y ajustar las políticas de precios para asegurar la equidad en el acceso a productos esenciales en todas las regiones. Los consumidores, armados con esta información, pueden tomar decisiones más informadas y optimizar sus gastos en alimentación.